Foto: Freepik

Por Marianely Figueroa

Estudiantes pertenecientes al programa de Admisión Temprana denunciaron que el Departamento de Educación debe hacer un mejor trabajo tratando de guiar y orientar a los estudiantes en el proceso.

El programa de Admisión Temprana ofrece la oportunidad a estudiantes de undécimo grado solicitar admisión a la universidad. 

Julio Quiñones, director de la Escuela Superior Dr. Carlos González de Aguada explicó que entre los beneficios que ofrece este programa se encuentra el poder adelantar un año académico.

“El beneficio de inmediato es que tienen un adelanto en su vida estudiantil, es un año entero académico que el estudiante no tiene que estar en escuela superior ya que entran como un estudiante regular. No está limitado a nada”, expresó Quiñones.

Además, explicó que, aunque no tomen el duodécimo grado, los estudiantes tienen el derecho de participar de los actos de graduación y distintos eventos.

El estudiante desfila en la graduación del año en que le tocaba graduarse. El estudiante permanece con su clase, realiza una admisión temprana a la universidad, pero desfila en la clase que le corresponde según el año en el que está. “Yo tuve mi graduación y PROM. Yo pude participar de todas las cosas que un graduando normal disfrutaría”, expresó Laura Ysabel Cruz.

Sin embargo, varios estudiantes expresaron que no recibieron la ayuda y orientación necesaria durante el proceso. 

“El Departamento de Educación no lo propicia mucho, por eso hay pocos estudiantes que pueden hacerlo. En la universidad, de mi año solo conozco a tres que lo hicieron: un muchacho de Las Marías, otro de Añasco que fue el que más me ayudó debido a que su padre es maestro y yo”, expresó Fabián Ramos del municipio de Añasco.

Ramos comentó que, como parte del proceso, la universidad requiere muchos documentos y certificaciones por parte de la escuela, que, si el estudiante no se entera a tiempo, no podrá hacerlo.

“En mi caso, los resultados de las pruebas META-PR, la escuela los tenía y no nos los hicieron llegar. No fue hasta que un compañero de otra escuela me dijo que hacían semanas que habían llegado que me enteré y comencé a insistir para que me enviaran los resultados”, dijo Ramos.

Agregó que los directores y personal están ajenos al programa. “Supuestamente ella ni sabía y se le trancaron los programas cuando intentó acceder a los resultados. Yo tenía que tener todos los documentos entregados para junio y no fue hasta julio 31 que tuve todo lo necesario para que me inscribieran en la UPR como estudiante”.

Por otro lado, Karlyann Laboy Rivera del municipio de Las Marías se enteró de los requisitos por medio de su amiga que estudiaba en otra escuela.

“Yo recibí cero orientación. Cuando busco orientación luego de que mi amiga me habla del programa nadie en la escuela sabe decirme cómo se hace. La consejera escolar estaba súper perdida. Le agrego a que mi hermana lo quería hacer este año y ella nunca recibió orientación de si los requisitos habían cambiado”, lamentó Laboy.

Laboy expuso que se enteró en agosto de los resultados de las pruebas META-PR y según menciona la escuela no le avisó porque “no querían que se fueran de la escuela”. 

Su deseo era estudiar ingeniería química y al momento de enterarse que podía hacer los trámites en la Universidad de Puerto Rico (UPR) Recinto de Mayagüez, no habían cupos disponibles, así que tuvo que comenzar en UPR Aguadilla sin hospedaje, ya que no pudo conseguir, y tuvo que viajar desde Las Marías diariamente.

En el caso de la estudiante Laura Ysabel Cruz ya había comenzado su grado doce cuando se enteró que era elegible.

“A mí en la escuela nunca me dijeron nada nada, es porque mi mamá es maestra y ella se movió para que yo pudiera hacerlo. Ya yo estaba en mi grado doce y yo no esperaba moverme a la universidad. Esa misma primera semana de grado doce comencé el proceso y esa misma semana comencé en la universidad”, indicó.

Cruz expresó que las escuelas podrían hacer un mejor trabajo orientando y guiando a los estudiantes en el proceso.

“A mí me ayudó una consejera de otra escuela que es amiga de mi mamá, ella fue la que consiguió toda la información. Si hubiese dependido de mi escuela yo no me hubiese enterado nunca ni hubiese sabido qué hacer para comenzar el proceso”, lamentó Cruz.

Sin embargo, recalcó que no se arrepiente en cuanto a la experiencia de haber adelantado ya que sabe que muchas de las experiencias y oportunidades que ha tenido han sido gracias a eso.

Similar al caso de Laboy, Cruz tuvo que iniciar estudios en otra universidad por la demora en la entrega de la documentación.

“En mi escuela tardaron tanto en brindarme la documentación requerida porque ellos querían saber por qué me iba de la escuela que perdí la oportunidad de matricularme en el colegio de Mayagüez y tuve que comenzar en la universidad de Ponce. Tuve que guiar hasta Ponce y obligarme a crecer”, dijo.

Daisy Hernández, gerente de operaciones de la unidad de medición y assessment informó a A Cuentagotas que se han enviado comunicados todos los años pero que han llegado tarde debido a los diferentes cambios que han surgido.

“Todos los años sí sale un comunicado. En los últimos dos años ha salido más tarde, pero es porque al Departamento de Educación al no haber podido administrar las pruebas META-PR hay que hacer una enmienda a lo que son los requisitos normales para poder participar”, puntualizó Hernández.

El pasado año 2019-2020, el Departamento de Educación enmendó su comunicado debido a que muchas escuelas después de los eventos sísmicos de enero de 2020 y con la pandemia no pudieron completar las horas de servicio comunitario, horas de contacto verde, de exploración ocupacional y de igual modo, no tenían los resultados de META-PR.

“Hubo que esperar a llevarlo a consulta y ver entonces si se le daba oportunidad al estudiante de solo con promedio y resultados de College Board. Agravante en el 2019-2020 que no se le pudo dar al College Board a los estudiantes de grado once por la pandemia, la administración estaba pautada para marzo y justo en marzo es cuando decretan el lockdown por orden ejecutiva y no pudimos dar esa administración”, sostuvo Hernández.



“En el 2019-2020 la realidad es que fueron bien poquitos los que pudieron solicitar una admisión temprana porque con promedio nada más no los podíamos dejar ir, no era un dato lo suficientemente confiable como para validar que tenía las competencias para la vida universitaria”, expresó.

Julio Quiñones recalcó que pese a que todos los años se envía un comunicado indicando los requisitos estos no necesariamente se envían un año antes o con mucho tiempo de anticipación. Todos los años pueden cambiar las normas dependiendo y sobre todo este año que tiene la modalidad en línea.

Según el nuevo comunicado, para el 2020-2021 solamente se tendrán en consideración los resultados del College Board, 1800 o más de puntuación, ya que en marzo se logró administrar la prueba a todos los estudiantes de undécimo grado y el promedio académico de 3.50 o más. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s